Pasar al contenido principal

Título

Cuando tus niños se engripan, debes estar lista

En los niños, la gripe aparece mucho más rápido que un resfriado y tiene una intensidad mayor que en los adultos; de repente, pueden tener fiebre alta, escalofríos y sentirse cansados y doloridos. Para ayudar a que tus niños vuelvan a la actividad lo más rápido posible:

  • Haga que descansen y beban mucho líquido. Esto ayudará a que su sistema inmunológico combata el virus.
  • Hazle saber a tu pediatra:
    • Cuándo aparecieron los síntomas por primera vez
    • Si la fiebre dura más de unos pocos días o si sus síntomas de gripe parecen empeorar

Cada temporada de gripe (de noviembre a marzo), tu mejor apuesta es ayudar a los niños a evitar contraerla en primer lugar:

  • Habla con tu pediatra sobre cómo evitar la gripe.
  • Haz que el lavado de manos frecuente sea obligatorio. Eso se aplica al hogar, la escuela y cualquier otro lugar donde estén.
  • Establece una regla de "no compartir nada" cuando un integrante de la familia está enfermo. Dile a los niños que solo ellos usen sus cubiertos, vasos y toallas.
  • Recuerda reemplazar sus cepillos de dientes. El momento ideal es después de la enfermedad.

Alivia el dolor y la fiebre por hasta 8 horas así los niños pueden volver a jugar.

Conoce la dosificación adecuada de Children’s MOTRIN® para tus hijos.